Alimentación del Bulldog Francés

La alimentación del Bulldog Francés requiere tener en cuenta que, debido a su enorme cabeza, su nariz chata y mandíbula superior corta, tiende a tragar la comida sin masticar.

Esto crea una sensibilidad digestiva, lo que provoca ruidos estomacales y flatulencias. Necesita una alimentación de calidad, tanto adecuada para su fragilidad digestiva como nutritiva su potente musculatura.

La alimentación del bulldog francés siempre debe ser de la mejor calidad disponible. Ello ayudará a mantenerlo sano y prolongará sus espectativas de vida.

El perro Bulldog Francés debe pesar entre 8 a 13 kilogramos, aunque la moda se inclina actualmente hacia los más pequeños.

Si tiene sobrepeso, no dude en ponerlo a dieta como le indique el veterinario. Es aconsejable dar a los bulldog francés cuatro comidas al día hasta la edad de tres meses, tres comidas al día hasta la edad de siete meses y dos comidas al día a partir de entonces.

En el adulto, esta raza recibirá una comida en la mañana y otra por la noche.

Alimento a Disposición

Si el criador lo ha entrenado para que la alimentación del Bulldog Francés sea a disposición, eso podrá realizarse. Es decir que el perro tenga siempre alimento en un cuenco y coma cuando lo necesite.

De lo contrario, tienden a ser muy glotones y costará educarlo para que coma lo necesario.

Tenga cuidado, más siendo cachorro, de no molestarlo o intentar levantarlo luego de comer. Puede sufrir una torsión de estómago que obligará llevarlo de inmediato al médico veterinario puesto corre en riesgo la vida del perro.

Alimentación del Bulldog Francés

alimentación del Bulldog Francés
Alimentación del Bulldog Francés

La cantidad y el tipo de alimento depende de su peso, edad, su estado de salud y nivel de actividad física.

Nunca cambie de marca de alimento en forma brusca. Siempre hágalo paulatinamente, mezclando ambas marcas. Cinco días son suficientes para el cambio total, comenzando a cambiar 20% de la ración cada día. Si nota diarreas, vómitos o mucha picazón se debe a que no le es conveniente el cambio y/o el nuevo alimento le causa alergia.